in , ,

Cierto día un cura iba a cruzar la calle cuando de pronto

Cierto día un cura iba a cruzar la calle cuando de pronto

Cierto día un cura iba a cruzar la calle cuando de pronto, un conductor que iba muy deprisa,

le pasa muy cerca, tan cerca que lo salpicó todo al pisar por un charco de barro.


El chofer se detiene para disculparse, y le dice:Disculpe padre, no lo vi.

No hay cuidado hijo, a cualquiera le pasa, fue un accidente.

Pero padre, ¿no me va a decir nada? mire como lo dejé.

Pero claro que no, hijo, sólo te pido un favor.

Pero claro que sí, solo pídalo padre, solo pídalo.

Gracias hijo, solamente decile a tu mamá que cuando vuelva a parir me guarde un cachorrito!

Written by Mariana

Mariana es una experta en manejo del estrés y humor, escritora de comedia, comediante e instructora / entrenadora de comedia. Ella tiene un M.P.H. grado que es sinónimo de maestría en salud pública o maestra del humor público Consulta con organizaciones sobre cómo usar el humor para manejar el estrés, el cambio y el conflicto, y estimular la creatividad, el trabajo en equipo y la moral

Un empresario vuelve de su oficina en la tarde

Un empresario vuelve de su oficina en la tardr

Iba por la carretera un señor y su sobrino

Iba por la carretera un señor y su sobrino