in , ,

Cogí un taxi y le dije al taxista que tenía prisa

Cogí un taxi y le dije al taxista que tenía prisa

Cogí un taxi y le dije al taxista que tenía prisa.

El taxista dijo que no había problema y empezó a acelerar por las calles.

Llegamos a un semáforo en amarillo y, en vez de aminorar la marcha, aceleró y atravesó el cruce a toda velocidad.

Le pregunté: “Oye, ¿deberías reducir un poco la velocidad?”.

“No te preocupes. Todos mis amigos conducen así”.

Nos encontramos con un semáforo en rojo y volvió a pasar a toda velocidad por el cruce.

Ahora estoy seriamente preocupado por mi vida: “¿Podrías conducir con más cuidado?”.

“No te preocupes. Todos mis compañeros conducen así y no nos ha pasado nada”.

Entonces llegamos a un semáforo en verde y el taxista frenó en seco.

Me picó la curiosidad: “¿Por qué paras en un semáforo en verde?”.

“Oh, tengo que tener cuidado porque uno de mis amigos podría estar conduciendo por la otra calle…

Traducción realizada con la versión gratuita del traductor www.DeepL.com/Translator

Mariana

Mariana es una experta en manejo del estrés y humor, escritora de comedia, comediante e instructora / entrenadora de comedia. Ella tiene un M.P.H. grado que es sinónimo de maestría en salud pública o maestra del humor público Consulta con organizaciones sobre cómo usar el humor para manejar el estrés, el cambio y el conflicto, y estimular la creatividad, el trabajo en equipo y la moral

Written by Mariana

Mariana es una experta en manejo del estrés y humor, escritora de comedia, comediante e instructora / entrenadora de comedia. Ella tiene un M.P.H. grado que es sinónimo de maestría en salud pública o maestra del humor público Consulta con organizaciones sobre cómo usar el humor para manejar el estrés, el cambio y el conflicto, y estimular la creatividad, el trabajo en equipo y la moral

No puedo hablar directamente con mi mujer

Un hombre odia con pasión al gato de su mujer