Dos ratoncitos que salen borrachos de un bar

Dos ratoncitos que salen borrachos de un bar y al llegar a la esquina viene un camión de carga y de repente uno le dice al otro:


¡Ah que yo paro ese camión!
El otro ratoncito asombrado y asustado le dice:
¿Estas loco?


Pero aún así el ratoncito, muy borracho por cierto, se lanza al medio de la calle y coloca sus dos manitas al frente como para aguantar al camión y le grita a su amigo, aún en la acera:
Ya veras que lo voy a detener.


En eso el conductor del camión siente un golpe fuerte debajo del camión y es un neumático que se desinfla, de repente comienzan las maniobras para detener el camión hasta que lo logra y justo al detenerse la rueda delantera queda en las manitas del ratoncito quien le grita a su compañero en la acera:


¡Yo si soy fuerte! ¿Verdad?


En eso el conductor del camión se baja y revisa los cauchos y luego de ubicar el problema se queja de su mala suerte y menciona que tendrá que sacar el gato a lo que el ratoncito,

que está deteniendo el camión, le responde:
¡No, no! ¡Si sacas al gato te volteo el camión!

Written by Mariana

Mariana es una experta en manejo del estrés y humor, escritora de comedia, comediante e instructora / entrenadora de comedia. Ella tiene un M.P.H. grado que es sinónimo de maestría en salud pública o maestra del humor público Consulta con organizaciones sobre cómo usar el humor para manejar el estrés, el cambio y el conflicto, y estimular la creatividad, el trabajo en equipo y la moral

Llega un día un señor a su casa en la madrugada

Llega un día un señor a su casa en la madrugada

Un vendedor de loros tenía a la venta un loro grande

Un vendedor de loros tenía a la venta un loro grande