El marido a su esposa

El marido a su esposa:


¿Oye vidita siempre me has querido?


Sí vidita, siempre te he querido.


¿Y siempre me has tenido en tu pensamiento?

Sí vidita siempre te he tenido en mi pensamiento.


¿Y nunca me has sido infiel?

¡Ay Cornelio que preguntón te has vuelto!

Era una viejita a punto de encender

Existía un marido al que siempre lo regañaba