in , ,

Era un hombre que tenía una peral y todos

Era un hombre que tenía una peral y todos

Era un hombre que tenía una peral y todos los días por la noche,

un ladrón venía a robarle peras.

Así que el dueño del peral cogió un palo y fue a esperar al ladrón.

Cuando éste vino, le cogió de los cataplines y empezó a retorcer…


¿ Quién eres?
El ladrón no contestaba.


El dueño retorció más…
¿ Quién eres?
No obtuvo respuesta.


¿ Quién eres?
Y de tanto retorcer, el ladrón dijo:
¡ El mudo!

Written by Mariana

Mariana es una experta en manejo del estrés y humor, escritora de comedia, comediante e instructora / entrenadora de comedia. Ella tiene un M.P.H. grado que es sinónimo de maestría en salud pública o maestra del humor público Consulta con organizaciones sobre cómo usar el humor para manejar el estrés, el cambio y el conflicto, y estimular la creatividad, el trabajo en equipo y la moral

Eran dos amigos que les encantaba jugar al fútbol

Eran dos amigos que les encantaba jugar al fútbol

Estaba Josafat en la aduana y le preguntan

Estaba Josafat en la aduana y le preguntan