in , ,

Una señora que estaba bastante pasadita de peso

Una señora que estaba bastante pasadita de peso, al sentarse en la taza del baño se quedó atorada, y desesperada llama a su marido…

Justo, Justo ayúdame por favor ayúdame..

“Hay Dios mío” ¿Vieja qué te pasó?

Mira nomás por no hacerme caso, ¡dejaste la tapa levantada y cuando me senté me fui hasta el fondo y ya me quedé atorada!

¡¡Ayyyy Mamasssitaa!!

Ayúdame, Pendejo, ¡no te rías!


El marido sin poder contener la risa, llama al plomero diciéndole que tenía una verdadera urgencia… Al comunicárselo a su esposa, ésta se quejó

…¡Si **** ahora por tu culpa el plomero va a ver mi desnudez!…

Dame algo con que taparme!… Lo único que se le ocurrió al marido fue pasarle el sombrero texano que tenía.


Entonces aquella inmensidad de mujer se lo puso entre las piernas cubriendo sus partes nobles.


Cuando el plomero entro al baño, después de estudiar la situación detenidamente, rascándose la cabeza dijo:

“Pues…. a la gorda si la saco, pero el vaquero…
“Yo creo que ya chingó su madre”

Written by Mariana

Mariana es una experta en manejo del estrés y humor, escritora de comedia, comediante e instructora / entrenadora de comedia. Ella tiene un M.P.H. grado que es sinónimo de maestría en salud pública o maestra del humor público Consulta con organizaciones sobre cómo usar el humor para manejar el estrés, el cambio y el conflicto, y estimular la creatividad, el trabajo en equipo y la moral

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Jaimito esta haciendo los deberes

Jaimito esta haciendo los deberes

Está el director de una gran empresa en su despacho

Está el director de una gran empresa en su despacho